Servicios Financieros

E-mail Imprimir PDF
El Sistema financiero en Bolivia está constituido por instituciones bancarias, compañías de seguros, fondos de pensiones, fondos fi nancieros privados y agencias corredoras de Bolsa. No obstante, la mayoría de las operaciones fi nancieras está concentrada en el sistema bancario. El Banco Central de Bolivia es una institución estatal autónoma, que tiene por meta lograr la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda nacional. Es la única autoridad monetaria, cambiaria y del sistema de pagos que tiene como función ejercer, eficientemente, las funciones encomendadas en la Ley 1670, en relación, entre otras, con el sistema financiero. La Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras es el ente fiscalizador encargado de velar por el estricto cumplimiento, por parte de las entidades financieras, de las disposiciones reflejadas en la Ley de Bancos y Entidades Financieras, la Ley del Banco Central de Bolivia, así como de otras normas. Coordina con el Banco Central la emisión y actualización de normas generales de intermediación fi nanciera y la revisión permanente del marco jurídico de la intermediación financiera.

Esta nueva legislación bancaria ha logrado consolidar la desregulación financiera iniciada en la segunda mitad de la década de los ochenta. Al 2006, en el sistema bancario del país operan 12 instituciones:

* Banco de Crédito de Bolivia S.A.
* Banco de la Nación Argentina
* Banco Mercantil - Santa Cruz S.A. (*)
* Banco do Brasil S.A.
* Banco Económico S.A.
* Banco Ganadero S.A.
* Banco Industrial S.A. (BISA)
* Banco Nacional de Bolivia S.A.
* Banco Solidario S.A.
* Banco Unión S.A.
* Banco Los Andes Procredit S.A.
* Citibank S.A. Sucursal Bolivia

(*) Bancos fusionados a partir del 2007
Fuente: Superintendencia de Bancos y Entidades Financieras de Bolivia (SBEF).


Entre estos bancos, cuatro de ellos (Banco de Crédito de Bolivia S.A, Banco de la Nación Argentina, Banco do Brasil S.A. y Citibank S.A) son sucursales de instituciones bancarias multinacionales.

Se evidencia presencia española en la compra del 90% de las acciones del Banco de Santa Cruz por el Banco Central Hispano, en 1998. Posteriormente y luego de la fusión en 1999 del Banco Central Hispano y del Banco Santander, el Grupo Santander Central Hispano adquiere una participación accionaria del 95,76%, hasta octubre de 2001. En 2006, se anuncia la fusión de los bancos Mercantil y Santa Cruz, a efectivizarse a partir del 2007, en la cual el Grupo Santander Central Hispano mantiene una importante participación.

Además, en el sistema fi nanciero boliviano operan 12 mutuales, 24 cooperativas de ahorro y crédito, ocho (8) fondos fi nancieros, dos (2) Almacenes Generales de Depósito, una (1) Empresa de Arrendamiento Financiero, una (1) Cámara de Compensación, dos (2) Burós de Información Crediticia y la Nacional Financiera Boliviana S.A.M. (entidad de segundo piso). Para el 2007, el Gobierno Nacional ha anunciado la creación del Banco de Desarrollo, que coadyuvará a la ejecución de las políticas públicas y sociales vigentes. El sistema financiero está regulado por la Ley 1488 de Bancos y Entidades Financieras, mediante la cual se norman las actividades de intermediación financiera y de servicios auxiliares financieros. De acuerdo al Artículo 18, se permite el establecimiento en Bolivia de bancos extranjeros, para realizar operaciones activas y de servicios financieros auxiliares.De igual manera, esta ley permite a las instituciones financieras realizar operaciones pasivas, contingentes y de servicios financieros, tanto en moneda nacional como extranjera.

Por otro lado, en el Artículo 39 de dicha Ley, se describen las operaciones activas, contingentes y de servicios autorizadas a las entidades bancarias. Sobresalen entre éstas, la compra y venta por cuenta propia de valores registrados en la Comisión Nacional de Valores, la actuación como intermediario por cuenta de sus clientes en la suscripción, colocación y compraventa de títulos valores, previa consignación de fondos y la inversión en el capital de empresas de servicios financieros y empresas de seguros.


La Bolsa Boliviana de Valores fue creada en 1989, y brinda los siguientes servicios: Ruedo para operaciones con valores bursátiles, Mesa de Negociaciones para transar valores representativos y subastas públicas de acciones no inscritas en la Bolsa.

Entre las ventajas que puede obtener una empresa al ingresar a la Bolsa sobresalen:

- La empresa puede obtener fi nanciamiento a menores costos que a través de fuentes tradicionales.
- Mayor liquidez de los valores, ya que los inversionistas los pueden negociar en la Bolsa cuando ellos lo estimen.
- Maximización del rendimiento de las disponibilidades a través de la programación de los cronogramas de pago de intereses y capital con los períodos en que se generan los ingresos.
- La Ley 1834 del Mercado de Valores amplía la posibilidad de participación en la Bolsa a empresas que no están constituidas como sociedades anónimas.

En la actualidad, las transacciones en la Bolsa están compuestas fundamentalmente por instrumentos de deuda emitidos por entidades públicas y privadas. Las perspectivas de crecimiento de las operaciones en la Bolsa son alentadoras, en general, por la incorporación de entidades institucionales encargadas de administrar los fondos previsionales.

Por otra parte, la Superintendencia de Pensiones, Valores y Seguros es el organismo estatal encargado de controlar, regular y fi scalizar a los sectores financieros no bancarios de los sectores de Pensiones, Valores y Seguros. La actividad del sector de Pensiones, se rige bajo la Ley 1732 de Pensiones, velando por la continuidad de los medios de subsistencia de los bolivianos, mediante el seguro social obligatorio de largo plazo. Los fondos de pensiones, de acuerdo a la Ley, son administrados por las Administradoras
de Fondos de Pensiones (AFP’s), entre las que cabe destacar al banco español BBVA (Banco Bilbao Vizcaya Argentaria).

De igual manera, el sector de Seguros está regido por la Ley 1883 de Seguros, mediante la cual se regula la actividad aseguradora, reaseguradora, de intermediarios, auxiliares y entidades de prepago. Se pretende que el sistema de seguros cuente con la sufi ciente credibilidad, solvencia y transparencia, garantizando de esa manera un mercado competitivo. Asimismo, determina los derechos y deberes de las entidades aseguradoras y establece los principios de equidad y seguridad jurídica para la protección de los asegurados y beneficiarios del seguro.